BioBrasil: entrevista a la profesora Regina Oliveira

Seguimos profundizando en cuestiones amazónicas de la mano de Regina de Oliveira, investigadora científica del Museu Paraense Emílio Goeldi.

Nos encanta hablar de la Amazonia, pero, seamos sinceros: ¡no somos unos expertos! El tema es amplio y complejo y exige contar con un buen Cicerone para no perdernos por el camino. Por eso, entrevistamos a Regina Oliveira, investigadora científica del Museu Paraense Emílio Goeldi (MPEG, Brasil), con la que dejamos claros algunos conceptos esenciales.

Mini Bio

Regina se define a sí misma como “amazónida” y, además, es científica, activista socioambiental y política. Vive en Belém, capital del estado de Pará, desde 1996, es licenciada en Ciencias Biológicas por la Facultad de Humanidades Pedro II y doctora en Desarrollo Sostenible por la Universidade de Brasília. Se dedica a investigar las poblaciones tradicionales y sus territorios y ha trabajado en la Fundación Vitória Amazónica y en la elaboración del plan de gestión de Parna Jaú. Desde 1996, es investigadora del Museu Paraense Emílio Goeldi (MPEG). Con semejante currículum teníamos que ficharla para participar en el ciclo de charlas virtuales “Voces amazónicas”, un proyecto con el que el CEB y el Instituto Peabiru (Belém, Brasil) pretenden dar protagonismo a los diferentes grupos sociales y a las principales agendas contemporáneas de la Amazonia brasileña. Si aún no lo conocéis, todas las sesiones están disponibles en nuestro canal de YouTube.

¿Qué eso del etnoconocimiento?

Uno de los conceptos que se manejan habitualmente cuando hablamos de cuestiones amazónicas es el de “etnoconocimiento”. La profesora Oliveira nos dice que el etnoconocimiento se incluye dentro de las llamadas etnociencias. Son las ciencias relativas al ethos, a la cultura, al ser, al principio de las cosas… De hecho, el nombre deriva la palabra griega “ethos” que significa precisamente “origen”. Así, podemos encontrar ramas como la etnobiología, la etnoecología, las etnomatemáticas…. Y en todas ellas está presente la idea de la “identidad”.

De esta forma, cuando hablamos de etnoconocimiento nos referimos a los saberes, las tradiciones y la cultura que define la identidad de un determinado grupo social. Este etnoconocimiento es transmitido oralmente de generación en generación, sobre todo, dentro de los grupos que conocemos como “comunidades tradicionales”, o sea, los pueblos originarios o indígenas, pero también quilombolas, ribeirinhos y otras poblaciones que habitan los márgenes y afluentes del Amazonas.

El etnoconocimiento se aprende y se transmite en el día a día, en la vida cotidiana de las personas, en estrecha relación con el medio ambiente y los fenómenos naturales que nos rodean. La profesora Regina nos pone los ejemplos de la recolección del açaí, esa pequeña baya morada, llena de vitaminas y nutrientes o el caso de la pesca artesanal.

Bueno, una vez que sabemos que es el etnoconocimiento, nos interesamos por los distintos campos o ámbitos de la vida a los que puede aplicarse ¿Se limita solo a la economía? ¿O hay otras áreas en las que el etnoconocimiento tiene algo que decir? La profesora Regina de Oliveira nos cuenta que el etnoconocimiento es inseparable de la religiosidad y la cosmología de las poblaciones tradicionales, permeando sus ritos, creencias y supersticiones: si hay tormenta, por ejemplo, no se puede salir pescar, porque hay riesgo de morir por culpa de los rayos. O si una mujer está embarazada no puede subir a una canoa de pesca, porque da mala suerte e impide que ese día se consigan capturas.

Todo esto se traduce en conocimientos útiles para el sostén cotidiano de los pueblos tradicionales que aprenden cosas tan importantes como que no se puede pescar si los peces están subiendo por el río para desovar, que no hay que cazar hembras de animales o que solo existe una época del año adecuada para recolectar ciertos frutos… Una forma de garantizar la sostenibilidad de la producción. La profesora Regina destaca el caso del cultivo del açaí y comenta que, hablando con un agricultor local, este le confesó que nunca talaba los árboles enormes que crecían junto a los açaís para plantar nuevos brotes porque el açaí los necesitaba para crecer y reproducirse, sobre todo en época estival, cuando hace calor y llueve menos, porque las hojas que caen de los árboles que les rodean retienen la humedad del suelo. En realidad, lo este hombre describe de manera intuitiva es el ciclo del nitrógeno, que nutre las raíces del açaí.

El etnoconocimiento como vemos está íntimamente ligado a la naturaleza, al entorno y sus aplicaciones son infinitas. En esta época de pandemia, de crisis sanitaria sin parangón desde la mal llamada Gripe Española, la importancia de salvaguardar biomas como la Amazonia se hace evidente y urgente, porque allí, vinculadas a conocimientos tradicionales, se encuentran las curas para muchas de nuestras enfermedades. La profesora Regina Oliveira destaca que, por ejemplo, en su instituto están trabajando con muchas plantas que pueden servir como repelentes de insectos, algo que parece banal, pero deja de serlo si tenemos en cuenta que enfermedades gravísimas como el dengue, el zika o la malaria que causan miles de muertos al año se transmiten por la picadura de mosquitos infectados.

Por todo esto el etnoconocimiento es tremendamente importante y debe ser valorado, salvaguardado y protegido. Para eso existen los comités de ética y las legislaciones, así como instituciones como la Sociedad Internacional de Etnobiología o la Carta de Belém de 1988, recientemente renovada en 2018 que se ocupan de esos saberes tradicionales.

Comunidades tradicionales

Ya para terminar le preguntamos a la profesora Regina Oliveira qué se entiende por comunidades tradicionales. Y ella nos sorprende diciendo que las poblaciones tradicionales son sociedades con una cultura propia y por tanto pueden estar tanto en las selvas tropicales como en los bosques y campos europeos. Se distinguen por el lenguaje diferente que adoptan, la forma en la que interactúan con la naturaleza y su dependencia del entorno, íntimamente ligado a su cosmogonía. Comunidades tradicionales son los pueblos originarios: indígenas amazónicos, australianos, esquimales, pero también poblaciones remanescentes como los quilombolas, los habitantes de las riberas, a menudo mestizos, etc.

Después de hablar con la profesora Oliveira somos todos un poco más sabios y por eso solo nos queda agradecerle su simpatía y amabilidad por compartir sus bastos conocimientos con nosotros.

Música del programa

Martinho da Vila, “Aquarela brasileira”, grabada inicialmente para el disco Maravilha de cenário de 1975.

Compartir

Relacionado

En el último programa de la temporada entrevistamos al fotógrafo brasileño Luiz Maia, que nos presenta el impactante proyecto “Quem sou eu”.
La última entrega de #OSMT antes de las vacaciones dedica un especial a una de la mayores intérpretes de samba, Aracy de Almeida.
Nos adentramos en el mundo del cómic brasileño de la mano de cinco autoras jóvenes y con talento que tienes que conocer.
Anterior
Siguiente