O samba da minha terra: bloco Amigos da Onça

Esta nueva entrega cuenta con la colaboración del Museo da Vida (Fiocruz) y tiene como tema el bloco carnavalesco "Amigos da Onça".

Esta nueva entrega de “O samba da minha terra” cuenta con la colaboración del Museo da Vida (Fiocruz), dedicado a la divulgación científica. Y como dice el refrán que “es de bien nacidos ser agradecidos”, agradecemos la inestimable colaboración de las periodistas del Museo Renata Fontanetto y Melissa Cannabrava.

Hoy hablamos de carnaval de calle, carnaval de rua como se dice en Brasil, uno de los más tradicionales de Río de Janeiro. Además, como bien sabe el que sigue habitualmente esta columna, el carnaval empezó en la calle y sólo (mucho) después fue a parar al Sapucaí, a los desfiles que conocemos protagonizados por las escuelas de samba. El carnaval de calle, el carnaval de los llamados “blocos”, perdió su efervescencia en cierto momento, recuperando fuerza en la década de 1990, y hoy día, literalmente, arrastra multitudes, sobre todo en la ciudad de Río de Janeiro.

Y para ilustrar el carnaval de calle, el carnaval de los “blocos”, en este post os presentamos a “Amigos da Onça“. El bloco se formó hace diez años, como resultado del encuentro de un grupo de amigos en una ocasión bastante inusual. Tarcísio Cisão, fundador del bloco “Amigos da Onça“, saxofonista y director de vientos, es uno de los entrevistados en el programa. Nos cuenta que en una ocasión, en la ciudad mineira de Juiz de Fora (Minas Gerais, Brasil), se había reunido con un grupo de amigos y músicos para un festival. En el restaurante contratado para las comidas de los músicos, ¡¡¡¡había de todo en la comida (puaj…)!!!! El nombre “Amigos da Onça” (literalmente “Amigos del puma”) viene de esa frase hecha que, en portugués, quiere decir amigo, “sí, pero no mucho”, o sea, aquel amigo que siempre te mete en un lío o te pone en una situación comprometida. De ese encuentro de músicos y amigos, compartiendo una experiencia gastronómica poco placentera, nació “Amigos da Onça“, primero música, y después, bloco. El vídeo que podéis ver abajo es el videoclip oficial de la canción “Amigo da onça”.

Aún en la primera parte de la entrevista, Tarcísio Cisão nos explica la composición del bloco: al principio los zancos cubiertos con sus disfraces, seguidos por las “oncetes”, bailarinas y bailarines que hacen coreografías y performances en el suelo. Después vienen los naipes, como se llama a esos grupo dentro del bloco y finalmente, los instrumentos: primero los de viento, saxofón, trompetas, trombones y tuba. Después, la percusión con timbales, cajas, xequerês y repiques. Entrelazando a los naipes, están los estandartes, con sus representaciones políticas y carnavalescas, los temas que inspiran al bloco.

Pero, ¿cómo ha afectado al bloco la pandemia? La celebración del décimo aniversario del bloco “Amigos da Onça” quedó registrada en un directo disponible en YouTube (vídeo abajo). El grupo se reunió para recordar éxitos de los carnavales anteriores y para prometer que, en cuanto acabe la pandemia, volverá el carnaval de calle.

Y no acabamos aquí. Una de las características más fuertes del bloco es la teatralidad y la fuerza de las coreografías, que son responsabilidad del naipe de la danza. El ala de baile del bloco está constituida por mujeres y hombres que encarnan el personaje de la onça (o puma) mediante la danza, el disfraz y el maquillaje. Para coordinar el trabajo artístico, las profesoras de baile dan clase a los alumnos y alumnas que se interesan por la propuesta artística del bloco. En los talleres de danza, los alumnos aprenden quién es el personaje de la onça, cómo despertarlo en un mismo, cómo estimular el cuerpo en movimiento durante el carnaval, siempre con respeto y empatía, y aprenden las coreografías que forman parte de la playlist del bloco. Y para hablar sobre esa experiencia estética, contamos con una entrevista a la bailarina Karen Lino, integrante del bloco desde hace siete años, y una de las profesoras de los talleres de danza.

Para Karen Lino, el baile cumple una función social. Dice que “cuando una persona empieza a bailar, está invitando a otras personas a moverse también”, lo que, para ella, es representativo del trabajo artístico del baile dentro del bloco. Cada año y cada desfile, nuevas alumnas “oncetes” se unen al grupo por creer en el poder artístico de la danza. Actualmente, estos talleres se desarrollan online.

Durante la pandemia, el bloco tuvo que adaptarse, como explica la bailarina Karen Lino, porque a pesar de las realidades dispares del grupo, toda la economía creativa que gira al rededor del carnaval, especialmente los profesionales y trabajadores del sector, se ha visto afectada a lo largo de estos más de doce meses de pandemia. Y para hacer frente a ese contexto tan duro, el aprendizaje y la formación de una rede de apoyo han sido fundamentales.

Damos las gracias a Tarcísio Cisão y a a Karen Lino por darnos la oportunidad de conocer un poco al bloco “Amigos da Onça” y por su interesante entrevista. El que desee saber más sobre ellos, puede visitar su página de Facebook y su canal de YouTube.

¡Para sobrevivir y resistir, más cultura, por favor!

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on skype
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Relacionado

Desde 2003, el festival Tensamba promueve la cultura popular brasileña en La Laguna, Tenerife. En 2021, el festival celebra su 18 cumpleaños con mucha
BioBrasil estrena temporada con un programa dedicado al al sindicalista, activista político y ambientalista brasileño Chico Mendes.
La última emisión de Biobrasil de la temporada está dedicada a un movimiento cultural que ha adquirido fuerza y seguidores en los últimos tiempos:
La columna “O samba da minha terra” dedicada a la cantante brasileña, Alcione
Anterior
Siguiente