BioBrasil: Algunas de las más hermosas leyendas del folclore brasileño

Brasil es el campo de cultivo ideal para todo tipo de mitos y leyendas, un lugar en el que, prácticamente, cualquier cosa puede suceder.

Hay leyendas de todo tipo, de origen indígena, traídas por los colonos europeos o por los esclavos africanos, y por supuesto, fábulas mixtas, netamente brasileñas, cuentos que nadie sabría precisar quién empezó a contar.

Quizá una de las más conocidas sea la leyenda del boto, originaria de la región norte de Brasil. El boto o boto rosado es una especie de delfín de agua dulce, típico de los ríos amazónicos. Cuentan que durante las fiestas de San Juan, siempre con luna llena, el boto aparece transformado en un apuesto joven, vestido de blanco y con un sombrero en la cabeza, para tapar el agujero que todos los cetáceos tienen para respirar y que no desaparece con la transformación. Galante y apasionado, el boto seduce a las chicas que pasean sin compañía, y se las lleva al fondo del río, dejándolas embarazadas. Como podéis imaginar, esta historia es muy socorrida y se utilizaba a menudo para justificar el embarazo de chicas solteras, echando la culpa de todo a la atracción irresistible de este delfín amazónico…

Sin abandonar el Amazonas, nos topamos con otro personaje fascinante del folclore nordestino como es el Curupira. Se trata de una entidad que habita en las selvas y bosques, con aspecto de niño de cabello largo y rojo, y cuya característica principal es que tiene los pies vueltos del revés, con los talones hacia delante. El Curupira engaña a cazadores y viajeros, haciéndoles perder el rumbo, desorientándoles en mitad de la selva, con señuelos y falsas señales. Por eso tiene los pies al revés: para que sus huellas parezcan estar alejándose, cuando en realidad, lo tienes justo a tu espalda….

Tanto o más famosa que el Curupira es Iara, nombre de origen tupí que significa “señora de las aguas” o “madre de las aguas”. Al principio Iara era una princesa indígena de espectacular belleza y grandes cualidades, tantas que sus celosos hermanos decidieron acabar con ella. Pero, la chica que además era una hábil guerrera consiguió invertir las tornas en el último momento y matar a sus hermanos, para luego huir de la aldea, temerosa de la reacción de su padre, que era el chamán de la tribu. Su padre removió cielo y tierra para encontrarla y como castigo por su crimen decidió arrojarla al río. Sin embargo, los peces, enternecidos por el valor y la belleza de la muchacha, logran salvarla, transformando a Iara en sirena.

Cambiando radicalmente de espacio y de tiempo, nuestra siguiente historia es la del Negrinho do pastoreio, una leyenda afrocristiana especialmente popular en la región sur desde finales del S. XIX. Cuenta la historia que, en tiempos de la esclavitud, había un malvado ganadero, cruel con sus negros y peones. Un día, el hacendado ordenó a un niño de 14 años sin padrino y sin nombre, conocido solamente como Negrinho, que llevara a pastar a los caballos y potros que acababa de comprar. Cuando el niño regresó, el hacendado afirmó que le faltaba un caballo bayo. Cogió su látigo y le dio un zurra terrible al crío, dejándolo malherido y sangrando. Luego lo ató, desnudo, sobre un hormiguero, para que los insectos lo devoraran. Cuando al día siguiente fue a ver el resultado de su obra, se llevó un susto de muerte: el crío estaba allí, sí, pero de pie y con la piel lisa y suave, sin marcas de latigazos o de picaduras. Junto a él, estaba la Virgen María, que actuaba como madrina del niño. El hacendado se arrojó al suelo y suplicó perdón, pero el Negrinho se limitó a besar la mano de la santa, a montarse en el caballo bayo y partir conduciendo al resto de la manada. Desde entonces, los trotamundos, mercaderes ambulantes y carreteros de la región afirman haber visto a un niño negro sobre un caballo bayo pastoreando a un grupo de animales.

El programa se despide con la leyenda del Saci Pererê que aparece por primera vez en el siglo XIX en la región sudeste de Brasil, desde donde se extiende a todo el país. O Saci es un niño negro, con una sola pierna (la otra, según dicen, la perdió en un combate de capoeira) y dependiendo de la zona donde se cuente la historia es un ser maligno, bienhechor o simplemente un bromista consumado. Va siempre con una pipa en la boca y un gorrito rojo que le otorga poderes mágicos. Vive tramando travesuras a todas horas y fastidiando al personal. Le encanta por ejemplo robar caballos, quemar la comida, cambiar la sal por el azúcar o agriar la leche. Si alguien le quita el sombrero, el Saci está obligado a concederle un deseo. Un truco por si alguna vez os persigue es dejar caer un cordón lleno de nudos. Sin poder remediarlo, el Saci se detendrá a desatarlos todos, uno por uno, dándonos tiempo a escapar.

Turma do Folclore. Música do Curupira:

Milton Nascimento canta Iara, mae d’agua (del disco Sitio do picapau amárelo, 2005):

https://www.youtube.com/watch?v=62hJm5SBAWA

Serie de cortometrajes Juro que vi:

“Iara” del grupo Anfear:

Coletânea da Turma do Folclore “Lendas brasileiras”:

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on skype
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Relacionado

En “O samba da minha terra”, entrevista con la cineasta Thersa Jessouroun sobre el documental “Samba” (2001) grabado en el morro de Mangueira.
Gilberto Freyre puso patas arriba la sociología brasileña a principios el siglo XX y sigue siendo un autor de referencia.
Una nueva entrega de la biografía del médico e higienista Oswaldo Cruz, en colaboración con el Museo da Vida.
La primera colaboración de BMQS con el Museo da Vida de Río de Janeiro nos acerca la figura de Oswaldo Cruz.
Anterior
Siguiente